EL GIRO LINGÜÍSTICO EN LAS CIENCIAS SOCIALES

  Las ciencias humanas y sociales, a diferencia de las ciencias naturales, no son ciencias exactas. No cuentan con leyes ni verdades universales sino con una diversidad de enfoques teóricos y filosóficos sobre su objeto de estudio. El filósofo alemán Wilhelm Dilthey (1883) distinguió las "ciencias naturales" de las "ciencias del espíritu" en base a criterios ontológicos, caracterizando a cada una de acuerdo a su respectivo método de conocimiento: la explicación y la comprensión.

   En 1894, su compatriota Wilhelm Windelband distinguió entre ciencias "nomotéticas",  aquellas que buscan leyes generales para "explicar" los fenómenos naturales-, y ciencias "ideográficas" -aquellas que se ocupan de "comprender" los fenómenos individuales e irrepetibles.

  Asimismo, el criterio de demarcación gnoseológico entre ciencias naturales y ciencias humanas podría establecerse atendiendo a esta notoria diferencia en el modo de operar respectivo. Por una parte, en los campos de las Ciencias Humanas aparecen, como un término o una relación más del campo, individuos (sujetos humanos) que realizan operaciones (esto es: que son agentes reflexivos que llevan a cabo conductas, acciones y comportamientos conforme a propósitos, intenciones, planes y proyectos). Por otra parte, en los campos de las ciencias naturales no aparecen formalmente sujetos operatorios, no

existen agentes que ejecutan conductas y actos conscientes y reflexivos, sino elementos que se mueven según patrones mecánicos o recurrentes y rutinarios. Y esta diferencia sustancial conduce a distinguir diferentes metodologías operatorias científicas.

   Sin embargo, si atendemos a los fines de las ciencias sociales, estas no son estructuras del conocimiento que se reducen a proporcionarnos un criterio de verdad sobre la realidad, sino, ellas mismas, tienen fines prácticos. Estos pueden ser, los de ligar el conocimiento al poder y dominio como, por ejemplo,  plantea Michel Foucault, o bien, sus fines son interpretativos, para comprender mejor las estructuras normativas que orientan las acciones de los hombres; tal como plantea Jürgen Habermas al contraponer las ciencias orientadas con fines estratégicos con las ciencias orientadas con fines prácticos; es decir, las ciencias histórico hermenéuticas.

   Durante fines del siglo XIX y principios del XX se va constituyendo el campo de las ciencias humanas y sociales. Avanza un pensamiento destrascendentado que ya no busca la explicación de los fenómenos en dimensiones trascendentales -perspectiva metafísica- ni tampoco considera la necesidad de traspolar los esquemas de explicación científica de las ciencias naturales y las exigencias propias de la explicación positivista al

1

 1) Moradiellos, E.: Las Caras de Clío, Ed. Siglo XXI, Madrid, 2001, pp. 49-56

 2) Rodríguez Raúl. La cientificidad de las ciencias sociales en una sociedad precarizada. www.secyt.unc.edu.ar/Temas/Temas4/cientificidad.htm

2

ámbito de las disciplinas sociales. Asimismo, el punto de vista representacional en la explicación de los fenómenos sociales abre paso a la posibilidad de la interpretación histórico-hermenéutica. Así, Gadamer intenta mostrar cómo el carácter interpretativo es esencial para toda "humana comprensión". La cuestión de la comprensión no puede ser dirimida en los términos de una inteligibilidad positiva (.) la idea de una positividad científica metódicamente asegurada, se queda corta para dar cuenta de lo que pueda ser una correcta comprensión .

   En el marco de este proceso de transformaciones en la constitución del campo de las disciplinas sociales y humanas va a surgir lo que se denomina el "Giro lingüístico", desde la perspectiva donde la subjetividad se constituye en la interacción con el otro (intersubjetividad) a través del lenguaje. Así, el paso del paradigma de la conciencia al paradigma del lenguaje es lo que conocemos como "giro lingüístico" y supone el abandono de las viejas categorías conciencialistas, para situarse en un horizonte más nítido y contrastable -el lenguaje-, desde el que llevar a cabo una reformulación de las clásicas preguntas acerca del conocimiento .

   El problema de la objetividad se enfoca desde la adopción de una perspectiva lingüística, donde se pone de relieve el papel que juega el lenguaje y sus redes intersubjetivas, posibilitando la transformación de

 3) Hernández-Pacheco Javier Corrientes actuales de filosofía, Ed Tecnos, 1996, p. 228-229

 4) Arce Carrascoso, José L. Teoría del conocimiento. Sujeto, lenguaje, mundo. Ed Síntesis, Madrid, 2007, p.194-195

3

4

planteamientos trascendentales con respecto al sujeto. En este sentido, es posible pensar que el giro hacia el lenguaje implicó también una ruptura epistemológica con el proyecto filosófico de la Ilustración.

  En este sentido, el círculo hermenéutico planteado por Gadamer -donde la interacción lingüística con otro sujeto otorga la capacidad de reconocimiento y entendimiento mutuo- nos permite la interpretación y reconstrucción del sentido del pasado, de acuerdo al sentido de mi presente. De aquí, que aprehendemos una reconstrucción de sentidos que se estructura a través de la conversación y el diálogo. El diálogo se entiende como la interacción lingüística por la que se configuran los universos de sentido, o sea, se configura el lenguaje. Todo lo que se puede sentir y pensar está en el lenguaje. La totalidad del sentido esta inscripta en la tradición (como cultura heredada). Cada universo de sentido es un horizonte de sentido que se construye sobre plexos de sentido precedentes, heredados en la cultura (tradición).

  Desde la perspectiva hermenéutica, se concibe el conocimiento como conocimiento de un agente implicado en prácticas de un tipo en particular, como sujeto efectivamente vinculado en actividades de llegar a percibir y conocer el mundo. De este modo, la comprensión de los objetos de estudio está basada en nuestras relaciones, y no necesariamente en representaciones. El conocimiento científico entendido como representación, como imagen de una realidad externa,  se sostiene desde

determinadas creencias antropológicas y morales, tal como la idea de sujeto como un ser libre y racional, preparado para actuar instrumentalmente con el mundo natural o social.

  A diferencia de la hermenéutica, las tradiciones clásica totalizan el campo social y sientan la suposición de la capacidad de la razón para aprehender lo real, buscan las causas del surgimiento y cambio de los fenómenos, domestican el pasado rastreando su continuidad, conceptualizan el campo histórico mediante la dicotomía sujeto-objeto y establecen una ciencia humana en la cual la teoría gobierna la práctica, la razón controla la historia y el intelectual domina el movimiento de emancipación.

  Sin embargo, el conocimiento científico social tiene la vitalidad que le proporciona ser la mediación ilustrada entre las interacciones sociales con el propósito de hacer efectivas las intervenciones humanas para orientar la vida misma de una sociedad. Esto implica: comprender para predecir, controlar y  decidir; explicar, para rectificar el error .  

   De esta manera, podemos considerar que el Giro lingüístico, al introducir este protagonismo del lenguaje, abre una nueva perspectiva en la autocomprensión de las ciencias sociales. "Aquí se da una nueva concepción del lenguaje, una ruptura con la filosofía del sujeto que había caracterizado a la historia de la filosofía. Pero también, el aporte que proviene desde el filón de la lingüística y que se conforma como semiótica: la noción de

5

5) Rodríguez Raúl. La cientificidad de las ciencias sociales en una sociedad precarizada. www.secyt.unc.edu.ar/Temas/Temas4/cientificidad.htm

discurso social, por ejemplo, son ellos, entre otros, los aportes que cambian el ángulo del planteo entre lo universal y lo singular, y suscitan nuevos problemas en la comprensión de las ciencias sociales" .   

   Finalmente, llegado a este punto, que de ninguna manera agota la descripción del proceso de transformación inaugurado en el campo de las ciencias humanas y sociales, nos enfocaremos en algunos de los aportes que ofrece la mirada de Michael Foucault, considerado como un estilo de pensamiento vinculado al giro lingüístico.

  Algunos aportes de Foucault desde la perspectiva posestructuralista del lenguaje

  El pensamiento postmoderno está fundado en el giro lingüístico, ese cambio de paradigma en las ciencias humano-sociales otorga primordialidad ontológica, epistemológica y metodológica al lenguaje.  

   A partir del valor positivo del lenguaje como conversación y su valor negativo como deconstrucción, surgen dos conceptualizaciones del lenguaje que han dominado el giro lingüístico: El concepto hermenéutico y el concepto postestructuralista del lenguaje.  Si bien el primero rechaza la tesis de que el giro hacia el lenguaje genera una ruptura epistemológica con el logos de la Ilustración, el segundo acepta dicha tesis en el nombre de la

6) Ibid.

6

radicalización del horizonte del nihilismo .  

En este sentido, vamos a tomar algunos aportes de Foucault como hacedor de un pensamiento posmoderno de ruptura con las tradiciones clásicas, inscripto en el giro lingüístico y que puede situarse en la corriente posestructuralista francesa.

Sin embargo, Foucault ve sus reflexiones, no como una ruptura, sino como una radicalización de la Ilustración.  Esta continuidad que Foucault desea establecer se patentiza, por ejemplo, en el texto ¿Qu'est-ce que les Lumières? Donde intenta repensar el artículo que escribió Kant. En el mismo, Foucault argumenta que la Ilustración es una actitud crítica, más que una época histórica .

  Como plantea Esther Díaz, podemos considerar la filosofía de Foucault como una ontología histórica donde realiza una aproximación teórica a ciertas problematizaciones epocales. Así, se ocupa de los entes, de la realidad, de lo que acaece: piensa a partir de los acontecimientos, de datos empíricos, de documentos.

  En este sentido, Foucault se plantea encontrar los límites de la razón histórica en el siglo XX. Ésta se habría constituido en la Época Neoclásica y persistiría hasta nuestros días. Procura, por tanto, una aprehensión "epocal" de la racionalidad.  Esta razón no es "pura", se constituye y es constitutiva de un saber que surge de las prácticas discursivas y no

7) Mejido C Manuel  "Propedéutica a la problemática postmoderna I: El giro lingüístico" en http://psicologia.academia.cl/Mejido.doc

8)  Ibid.

7

8

discursivas, y se remite a ella. Lo que le interesa es la producción de discursos verdaderos, y descubrirá que la condición de posibilidad de esos discursos se gesta en las relaciones de poder. La voluntad de verdad es la llave de la relación interna que existe entre saber y poder.

  En Las palabras y las cosas, analiza las condiciones de posibilidad para el surgimiento de las ciencias humanas en la modernidad (siglo XIX hasta nuestra época). "El abandono de la de la matemática universal como espacio de representación, es lo que permitió que el hombre se convirtiera en objeto de estudio (.) A partir del S XIX se piensa al hombre desde la representación de sí mismo surgida de la biología, la economía y la lingüística. Las ciencias humanas se instauran en la vecindad de los tres saberes mencionados y en sus intersticios" .

  Asimismo, en La microfísica del poder concibe al objeto como histórico, al método como un acoplamiento genealógico y a la explicación como un conjunto de ficciones. El autor sostiene que las tecnologías del poder  actúan  sobre el cuerpo, que existen por una parte seres humanos y por otra cosas materiales, no obstante, se crean  discursos/ prácticas  que constituyen el campo social y sirven como distintos modos de dominación. Los discursos  y las prácticas están imbricados  en formaciones articuladas que tienen como características primarias el dominio de unos grupos sobre otros.

9) Díaz, Esther. La filosofía de Michael Foucault. Ed. Biblos, Argentina, 1995, p.69-70

9

  Aquí, en la microfísica del poder concibe al individuo como sujeto, prioriza lo privado sobre lo público mediante una problematización de la autonomía, y piensa al sistema como disciplinario. No concibe al poder como algo que poseen los individuos, ni como una disposición ejercida en ocasiones, ni una relación de dominio en una jerarquía de posiciones sociales. El ejercicio del poder no es simplemente una relación entre partes, individuos o colectivos, es un modo en el cual ciertas acciones modifican otras. Es una realidad dinámica, no es meramente prohibitivo o represivo, sino productivo, no es exclusivamente político o económico, sino que se dispersa en formas infinitas.

   De esta manera, Foucault cree que "Sería necesario saber hasta dónde se ejerce el poder, por qué conexiones y hasta qué instancias aun ínfimas, de jerarquía, de control, de vigilancia, de prohibiciones, sujeciones.  Por todas partes donde existe el poder, el poder se ejerce. Nadie es el titular de él; y sin embargo, se ejerce siempre en una determinada dirección, con los unos de una parte y los otros de otra."

     Por lo tanto, el ejercicio del poder envuelve las interrelaciones de los individuos como actores. Los individuos son los vehículos del poder, no sus puntos de aplicación. Foucault no concibe el poder en términos de individuos sino que lo comprende en términos de un todo co-presente e interrelacionado. Esto supone que "sus efectos de dominación no sean

 

  

10) Foucault Michel, Microfísica del Poder, Madrid, La Piqueta, 1980, pp. 83-84.

10

atribuidos a una 'apropiación', sino a unas disposiciones, a unas tácticas, a unos funcionamientos; que se descifre en él una red de relaciones siempre tensas siempre en actividad, más que un privilegio que se podría detentar; que se dé como modelo la batalla perpetua más que el contrato que opera una cesión o la conquista que se apodera de un territorio."

   Foucault cree que "el poder no se construye a partir de 'voluntades' (individuales o colectivas), ni tampoco se deriva de intereses. El poder se construye y funciona a partir de poderes, de multitud de cuestiones y de efectos de poder. Toda relación de fuerza implica en todo momento una relación de poder y cada relación de poder reenvía a su condición de posibilidad, a un campo político del que forma parte"  ; político ya que esas relaciones entre partes implican acciones que inducen a unos a seguir a otros.

  Asimismo, para el filósofo las relaciones de poder y conocimiento no son exteriores ni unidireccionales, ellas comprenden una conexión interna de productividad mutua. Lo que es importante desde este punto de vista en referencia a la ciencia, no es el contenido del conocimiento o los cambios en sus formas teóricas, sino más bien una cuestión de los estamentos que gobiernan, y los modos en los que ellos gobiernan a los otros, así como un conjunto constitutivo de proposiciones que son científicamente aceptables. Así, la verdad esta centrada en la forma del discurso científico y en las

11) Foucault Michel: Vigilar y castigar, México, Siglo XXI, 1977, p.33.

12) Foucault, M; Microfísica del poder. Ed. De La Piqueta, Madrid, España, 1980, pp. 157-158.

11

12

instituciones que lo producen, esta ligada a los sistemas de poder que la producen y la mantienen, y a los efectos de poder que induce y que acompaña.

   Así, Foucault rechaza la metafísica y la concepción platónica cartesiana del conocimiento verdadero como universal, ahistórico, logro individual e independiente de las contingencias de la acción humana. Se opone al punto de vista del conocimiento como estado individual de la mente, un contenido proposicional que refleja un mundo pronto a ser representado. Rechaza la idea según la cual el conocimiento puede existir sólo cuando las relaciones de poder son suspendidas y el conocimiento puede desarrollarse fuera de sus conjunciones.

  Foucault cree que la verdad no está fuera del poder, ni sin poder, ni es el privilegio de quienes han sabido emanciparse. La verdad es de este mundo; esta producida aquí gracias a múltiples imposiciones. Tiene aquí efectos reglamentados de poder. Cada sociedad tiene su régimen de verdad, su "política general de la verdad": es decir, los tipos de discursos que ella acoge y hace funcionar como verdaderos, los mecanismos y las instancias que permiten distinguir los enunciados verdaderos o falsos; la manera de sancionar unos y otros; las técnicas y los procedimientos que son valorizados para la obtención de la verdad; el estatuto de aquellos encargados de decir qué es lo que funciona como verdadero.

 

  No hay, para Foucault, verdades sin tiempo idénticamente presentes en todas las formas de actividad humana. El conocimiento es efectivo a través de relaciones de poder.

Conclusiones

  

   A partir de este nuevo paradigma, el giro lingüístico en las ciencias sociales sostiene que todo opera bajo algún discurso y es imposible escapar de los mismos. La nueva mirada otorga primordialidad ontológica, epistemológica, y metodológica al lenguaje.  El punto de partida, lo trascendental ya no es la analogía del ser (Tomás de Aquino y Francisco Suárez), la autorreflexión de la conciencia (René Descartes e Immanuel Kant), el devenir dialéctico (G.W.F. Hegel y Karl Marx), el sentido del tiempo (Henri Bergson y Martin Heidegger), sino el lenguaje.  Este giro lingüístico implica que todos estamos constituidos mediante el lenguaje: Que la cultura, la religión, el inconsciente, funcionan como lenguaje; que la sociedad está fundada en la (in)comunicación; que toda experiencia histórica, toda memoria esta transmitida mediante el lenguaje .

Así, parafraseando a Gadamer, en su radical mediación lingüística, el mundo es esencialmente transparente al entendimiento humano. "Razón, ser y lenguaje se identifican; y no en general, sino en el acto histórico en el

13) Manuel Mejido C  "Propedéutica a la problemática postmoderna I: El giro lingüístico" en http://psicologia.academia.cl/Mejido.doc

13

que únicamente tienen existencia. (.) el mundo "en sí" no es más que la perspectiva que tiene de él el que lo entiende. El mundo no es algo distinto a las perspectivas en que se ofrece".  

   En este sentido, y desde el posestructuralismo francés, el pensamiento de Foucault es fundamental en el nuevo paradigma constituido a partir del giro lingüístico en el campo de las ciencias humano-sociales de finales del siglo XX. La perspectiva foucaultiana, rigurosamente histórica, rastrea la aparición de pautas divergentes de discurso / acción sin privilegiar a ninguna de ellas.  

   Foucault dice que en nuestras sociedades occidentales la verdad esta centrada en la forma del discurso científico y en las instituciones que lo producen; la verdad está sometida a una constante incitación económica y política; es objeto de difusión y consumo: es producida y transmitida bajo el control no exclusivo pero dominante de grandes aparatos políticos y económicos como la Universidad, el ejército o los medios de comunicación. De allí que la verdad esta ligada circularmente a los sistemas de poder que la producen y la mantienen, y a los efectos de poder que induce y que acompaña. En este sentido, no debemos pensar los problemas en términos de ciencia/ideología sino en términos de verdad/poder.

14)  H-G. Gadamer citado por Hernández-Pacheco: Corrientes actuales de filosofía, Ed Tecnos, 1996, p. 265

14

Bibliografía

-ARCE CARRASCOSO, José L. Teoría del conocimiento. Sujeto, lenguaje, mundo. Ed Síntesis, Madrid, 2007

-Bauman, Zygmunt, La hermenéutica y las ciencias sociales, Buenos Aires, Nueva Visión, 2002

-DÍAZ, Esther. La filosofía de Michael Foucault. Ed. Biblos, Argentina, 1995

-DILTHEY, Wilhelm, "Orígenes de la hermenéutica" en Obras VII: El mundo histórico, FCE, México, 1978

-Gadamer, Hans Georg, Verdad y método I, Salamanca, Sígueme, 1993, (pp. 461 - 468).

-HERNÁNDEZ-PACHECO Javier, Corrientes actuales de filosofía, vol.1, Madrid, Tecnos, 1996

-FOUCAULT Michel Vigilar y castigar, México, Siglo XXI, 1977

-FOUCAULT Michel, Microfísica del Poder, Madrid, La Piqueta, 1980

-FOUCAULT Michel. ¿Qué es la Ilustración? [Qu'est-ce que les Lumières?] Versión digital en:

http://www.saber.ula.ve/db/ssaber/Edocs/centros_investigacion/csi/publicaciones/papers/davila-que-es-la-ilustracion.pdf

-FOUCAULT Michel: La verdad y las formas jurídicas, Barcelona, Gedisa, 1999 ( conferencias IV y V)

-MEJIDO, Manuel  "Propedéutica a la problemática postmoderna I: El giro lingüístico" en http://psicologia.academia.cl/Mejido.doc

-MORADIELLOS, E.: Las Caras de Clío, Ed. Siglo XXI, Madrid, 2001

-POSTER M.: Foucault, el marxismo y la historia, Buenos Aires, Paidós, 1987.

-RODRÍGUEZ Raúl. La cientificidad de las ciencias sociales en una sociedad precarizada. www.secyt.unc.edu.ar/Temas/Temas4/cientificidad.htm

Matías Ezequiel Chaui Ayudante Alumno de las Cátedras de Derecho Público Provincial y Municipal e Historia del Derecho, y Becario del Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales, de la Facultad de Derecho y Cs. Ss., UNC. Matrícula Nº 2005156017

ESTABLECIMIENTOS DE UTILIDAD NACIONAL: UNA MIRADA DESDE EL DERECHO CONSTITUCIONAL Y LA JURISPRUDENCIA DE

LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

  Una derivación de la forma federal de Estado adoptada por nuestra Constitución es la existencia de establecimientos de utilidad nacional enclavados en las provincias pero sujetos a la jurisdicción del Gobierno federal. Las potestades nacionales sobre ellos quedan circunscriptas a aquellas materias vinculadas a la satisfacción del fin de utilidad pública. Las atribuciones de las provincias y municipios subsistirán en la medida en que su ejercicio no interfiera con dicho fin.

Palabras clave: Federalismo - Establecimientos de Utilidad Nacional - Jurisdicción.

ESTABLECIMIENTOS DE UTILIDAD NACIONAL: UNA MIRADA DESDE EL DERECHO CONSTITUCIONAL Y LA JURISPRUDENCIA DE

LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

I. INTRODUCCIÓN

I.a. La descentralización del poder en el Estado federal argentino

  Con la sanción de la Constitución formal en el año 1853, la Nación Argentina se organiza jurídicamente como ente político, adoptando en el artículo 1 de la Carta Magna la forma de gobierno representativa y republicana, y la forma de Estado federal.

  Una derivación directa de la adopción de esta forma de Estado es la coexistencia armónica de distintas órbitas de gobierno encargadas del ejercicio del poder político: la Nación o Estado general, las provincias o estados particulares, y dentro de éstas, los municipios autónomos. A ellos se suma, a partir de la reforma constitucional de 1994, un nuevo orden de gobierno: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que tiene un status jurídico particular.

También es una consecuencia práctica del federalismo la existencia de los  

denominados establecimientos de utilidad nacional, es decir, lugares enclavados en las provincias sobre los cuales el Gobierno nacional ejerce una jurisdicción encaminada a dar cumplimiento a los fines que dieron lugar a su creación, los cuales, como se verá, pueden ser de la más variada índole (así, p. ej., pueden estar vinculados a materias tales como educación, seguridad, energía, transporte, medio ambiente, entre otras).

I.b. Dominio y jurisdicción de la Nación y las provincias

  Para abordar esta problemática, es conveniente delimitar las nociones de dominio y jurisdicción, las cuales no son sinónimas ni tampoco se implican recíprocamente, aunque muchas veces coinciden.

  En tal sentido, podemos afirmar que el dominio es el derecho real en virtud del cual una cosa se encuentra sometida a la voluntad y a la acción de una persona (art. 2506 del Código Civil). En tanto que la jurisdicción "es la suma de facultades divisibles en las diversas materias de gobierno".  También ha sido conceptualizado como "el ejercicio de todas las atribuciones inherentes al poder público en relación con las personas y las cosas" que se encuentran dentro del territorio del Estado, con independencia de quién sea su dueño.

 1) FRÍAS, Pedro J. y otros, Derecho Público Provincial, Ed. Depalma, Buenos Aires, 1985, pp. 323.

 2) HERNÁNDEZ, Antonio María (Coord.), Derecho Público Provincial, 1º edición, Lexis Nexis Argentina, Buenos Aires, 2008, pp. 198 y ss.

  Se advierte que, tal como lo pusiera de relieve la Corte Suprema de Justicia de la Nación en reiteradas oportunidades, "dominio y jurisdicción no son conceptos equivalentes ni correlativos, ya que pueden existir uno sin la otra y viceversa; así la jurisdicción (.) que se ejerce sobre establecimientos nacionales ubicados en inmuebles no adquiridos y así el dominio privado del estado general en bienes situados en las provincias y sobre los cuales no ha fundado obras o establecimientos de utilidad nacional: en estos hay dominio y no jurisdicción. La jurisdicción nace del destino de orden nacional que se da a los terrenos obtenidos por compra o cesión".  

   Las relaciones entre dominio y jurisdicción presentan ciertas particularidades y han dado lugar a dispares interpretaciones dentro de la propia jurisprudencia del máximo tribunal de la Nación, específicamente en lo que atañe a los establecimientos de utilidad nacional, aludidos en el extracto del fallo transcripto, y que serán objeto de nuestro análisis.

 3) CSJN, "Marconetti Boglione y Cía. c/ Municipalidad de Santa Fe", Fallos 154:312.

II. ESTABLECIMIENTOS DE UTILIDAD NACIONAL

II.a. Caracterización.

  En relación al art. 75 inc. 30 CN -que delimita las atribuciones de la Nación, las provincias y los municipios en los establecimientos bajo análisis-, Gordillo señala que la disposición comprende "todas las entidades nacionales de cualquier naturaleza jurídica que tienen actividad en una provincia".  

   Nos referimos más concretamente al régimen constitucional de los lugares destinados a arsenales, cuarteles, puertos, parques nacionales, yacimientos hidrocarburíferos, penitenciarías, escuelas y universidades nacionales, agencias federales de impuestos, aprovechamientos hidroeléctricos, bancos nacionales, aeropuertos y aeródromos nacionales, dependencias de las fuerzas de seguridad, entre otros establecimientos que podemos enumerar, y que se asientan en las provincias, pero que están sujetos, por razón de sus características o función, a la jurisdicción de la Nación.

  En resumidas cuentas, nos encontramos en el supuesto de aquellos espacios ocupados por edificios, dependencias, instalaciones o dispositivos destinados a poner en ejercicio las competencias que la Constitución Nacional coloca en cabeza del gobierno federal.

 4) GORDILLO, Agustín, Tratado de Derecho Administrativo, T 1º, Parte General. Fundación de Derecho Administrativo, Bs. As., 2003, pp- XV-19.

II.b. Régimen constitucional.

  Conforme al art. 67, inc. 27 de la Constitución Nacional originaria, correspondía al Congreso de la Nación: "Ejercer una legislación exclusiva en todo el territorio de la Capital de la Nación y sobre los demás lugares adquiridos por compra o cesión, en cualquiera de las provincias, para establecer fortalezas, arsenales, almacenes u otros establecimientos de utilidad nacional."

  Tras la reforma de 1994, la Constitución dispone en el art. 75 inc. 30 que corresponde al Congreso: "Ejercer una legislación exclusiva en el territorio de la Capital de la Nación y dictar la legislación necesaria para el cumplimiento de los fines específicos de los establecimientos de utilidad nacional en el territorio de la República. Las autoridades provinciales y municipales conservarán los poderes de policía e imposición sobre estos establecimientos, en tanto no interfieran en el cumplimiento de aquellos fines."

  Las modificaciones que se advierten en el texto constitucional son, en esencia, las siguientes:

. Se cambia "ejercer una legislación exclusiva." sobre esos lugares, por "dictar la legislación necesaria para el cumplimiento de los fines específicos" de los establecimientos. De esta manera, se trazan límites más  precisos a las

facultades de la Nación dentro de los establecimientos de utilidad nacional, desde el momento en que su potestad legisferante -y la jurisdicción que le es aneja- quedará restringida a lo estrictamente necesario para la consecución de los fines del establecimiento, no pudiendo abarcar otras áreas que sean ajenas a dichos fines.

. Se sustituye la enumeración de "fortalezas, arsenales, almacenes y otros establecimientos de utilidad nacional" por una referencia genérica a "los establecimientos de utilidad nacional", lo cual obedece a una técnica legislativa más moderna.

. Se agrega el párrafo final, referido a que provincias y municipios "conservarán los poderes de policía e imposición sobre estos establecimientos, en tanto no interfieran en el cumplimiento de aquellos fines", con lo que se reafirma la restricción de las facultades de la Nación, las cuales no pueden perjudicar los poderes conservados por las provincias y los municipios, en tanto el ejercicio de éstos últimos no sea incompatible con los fines de utilidad nacional que el establecimiento está destinado a llenar.

. Se elimina, conforme a una mejor técnica legislativa, la referencia a "compra o cesión", pues no afecta al régimen de los establecimientos cuál haya sido el modo de su adquisición por el Estado Nacional.

II.c. Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

  Para analizar la pendulante jurisprudencia del máximo tribunal de la Nación en torno a los establecimientos de utilidad nacional, hemos de seguir la periodización propuesta por el constitucionalista Pablo Manili.  

a) Primer Período: Legislación y jurisdicción nacionales exclusivas y excluyentes (1876-1949): En los primeros fallos sobre el tema, dictados en 1876 , la Corte sentó el principio según el cual legislación exclusiva, en los términos del art. 67 inciso 27, significa jurisdicción exclusiva, y las provincias no pueden, en esos territorios, ejercer facultad alguna. Esta doctrina sigue vigente en nuestros días. En 1884 la CSJN dio un paso más y sentó el criterio de la jurisdicción exclusiva de los jueces federales para juzgar delitos cometidos en un establecimiento de utilidad nacional.

b) Segundo Período: Tesis de la no interferencia con la finalidad del establecimiento (1949-1968): Durante esta etapa, aun los miembros del máximo tribunal que se mostraron más defensores de las competencias

5) MANILI, Pablo Luis, Los establecimientos de utilidad nacional en la jurisprudencia de la Corte Suprema. Nota a fallo publicada en La Ley 2004-E, 381.

6) CSJN, Fallos 18:340 y 19:368.

7)Dijo la CSJN en dicha oportunidad que "corresponde a la justicia federal, la averiguación y castigo de delitos cometidos dentro de establecimientos en los que el gobierno nacional tiene absoluta y exclusiva jurisdicción" (Fallos 27:143), doctrina que reiteraría en el año 1905 (Fallos 103:403).

provinciales sostuvieron que las facultades de éstas se limitan a todo aquello que "de ningún modo interfiera" con los fines del establecimiento nacional.

  En Fallos 215:260, la Corte sostuvo que las atribuciones de las provincias "no quedan excluidas sino en tanto y en cuanto su ejercicio interfiera en la realización de la finalidad de la obra nacional y la obste o pueda obstarla directa o indirectamente".

c) Tercer Período: Nuevamente legislación y Jurisdicción Nacionales Exclusivas y Excluyentes (1968-1975): En el caso "S.A. Marconetti Ltda." del 9 de agosto de 1968, la Corte volvió, más explícitamente que antes, a la senda que venía transitando durante el primer período. Sostuvo que el art. 67 inciso 27, al atribuir competencia exclusiva al gobierno federal "implica la negación del ejercicio simultáneo de poderes provinciales en esos lugares, máxime si se considera que los establecimientos de utilidad nacional han sido colocados por dicha cláusula en un pie de igualdad con los arsenales y fortalezas, lugares éstos en los que, por razones obvias, nunca podría aceptarse ingerencia de ninguna especie por parte de las provincias".

d) Cuarto Período: Vuelta a la tesis de la no interferencia con la finalidad del establecimiento (1975-1980): En 1975, en la causa "Pucci, Jorge c/ Braniff International" la Corte decidió que no habiéndose cumplido, en el

caso, el procedimiento de los artículos 3 y 13 de la CN, el lugar no queda federalizado y por lo tanto "la jurisdicción provincial queda excluida en la medida que su ejercicio interfiera, directa o indirectamente" con la finalidad del establecimiento. Con ese fundamento entendió que la competencia provincial para juzgar una demanda laboral no interfería con esa finalidad.

e) Quinto Período: Tesis de la no interferencia y de los poderes provinciales residuales (desde 1980): En autos "Hidronor S.A. c/ Provincia del Neuquén" de 1980, la Corte rechazó la pretensión de esa provincia de crear un municipio que antes no existía en un lugar donde funcionaba un establecimiento de utilidad nacional. El Dr. Abelardo Rossi -integrante de la mayoría-, señala en su voto  que "la exclusión de la jurisdicción provincial debe limitarse a los casos en que su ejercicio interfiera con la satisfacción del propósito de interés público que requiere el establecimiento nacional" y que "los actos de la autoridad provincial, si importan interferencia desde el punto de vista jurídico, económico, político o social en los objetivos propios del establecimiento, deben ser excluidos". Ni siquiera en los votos en disidencia se llega a convalidar el accionar de la provincia.

  La Corte instalada por el gobierno democrático a fines de 1983, introdujo un matiz que, junto con el fallo "Hidronor" antes analizado, justifica el rótulo que Manili adjudica a esta etapa ("poderes provinciales residuales"). En efecto, señala el autor, en los autos "BJ Service S.A. c/ Provincia de Mendoza", de 1984, la Corte, si bien rechazó la postura de los poderes nacionales exclusivos y excluyentes, introdujo la siguiente doctrina unánime: "es la ley nacional la que determina su marco concreto de protección, precisando... el alcance del ejercicio de la jurisdicción federal en los establecimientos comprendidos en aquella norma constitucional". Y agregó "resulta procedente... que el Gobierno Nacional libere a determinadas entidades o actividades del pago de gravámenes nacionales y locales siempre que lo estime adecuado al mejor desempeño y funcionamiento de un servicio de la aludida naturaleza... Tales decisiones importan el ejercicio de las facultades que el art. 67, inc. 16 y 28 le confieren para promover la prosperidad y el bienestar general...".

   Añade Manili que la interpretación del inciso 27 es inescindible de los incisos 16 y 28 que confieren amplios poderes al gobierno federal, y del art. 31, que la Corte aquí no menciona pero sí aplica al reconocer al Congreso la competencia para determinar "el alcance del ejercicio de la jurisdicción federal". Una vez fijado por la Nación ese alcance -para lo cual puede hacer

uso de todas las competencias que le confieren los incisos 16, 27 y 28 del art. 67 (actuales incisos 18, 30 y 32 del art. 75)- recién allí las provincias podrán ejercer las competencias que quedaren disponibles.

   La reforma de 1994 -concluye el autor-, pese a las innovaciones introducidas en el texto de la norma, no hizo variar esta línea jurisprudencial, que interpreta en forma amplia los poderes federales y en forma residual los provinciales.

III. CONCLUSIÓN. El estado actual de la cuestión.

  No resulta difícil advertir que la reforma de 1994 ha venido a dar consagración positiva en el texto constitucional a la línea jurisprudencial que encontraba el fundamento de las potestades nacionales sobre los establecimientos únicamente en el fin de utilidad pública nacional que éstos están destinados a cumplir, y consecuentemente restringía dichas potestades a aquellas materias que estuvieren directa o indirectamente vinculadas a la satisfacción de esos fines.

   Como corolario lógico de lo antedicho, las atribuciones de las provincias y municipios subsistirán en la medida en que su ejercicio no interfiera con el

fin de utilidad pública aludido.

  Ahora bien, coincidimos con aquella doctrina que señala que no es correcto hablar de "potestades concurrentes" entre las diversas esferas de gobierno, pues parece claro que, en lo atinente al fin de utilidad pública, las potestades de la nación siguen siendo exclusivas.

En este sentido se pronuncia Gordillo, para quien lo que entra dentro del fin u objeto del establecimiento nacional, sigue siendo jurisdicción federal exclusiva y excluyente. Dicho en otras palabras, no hay concurrencia alguna en cuanto a lo que constituye el fin específico del establecimiento de utilidad nacional. En este sistema constitucional, la jurisdicción federal es exclusiva y excluyente en lo que hace en forma directa (y en algún caso indirecta) al objeto mismo de la actividad del establecimiento federal y es local en lo restante.  

   Por otro lado, estamos convencidos de que toda interpretación constitucional ha de tender al desenvolvimiento armonioso de las autoridades federales y locales, y no al choque y oposición de ellas, tal como lo pusiera de relieve la CSJN en el ya aludido caso "B. J. Service Argentina S.A.P.C. e I. c/ Provincia de Mendoza".

 

8)GORDILLO, Agustín, Tratado de Derecho Administrativo, T 1º, Parte General. Fundación de Derecho Administrativo, Bs. As., 2003, pp- XV-   19.

9) CSJN, Fallos 306:1883

  En tal orden de ideas, es preciso interpretar la Constitución de modo que el ejercicio de las autoridades nacional y provincial se desenvuelva armoniosamente, evitando interferencias o roces susceptibles de acrecentar los poderes del gobierno central en detrimento de las facultades provinciales y viceversa.

   De allí que sostener la exclusividad de las potestades de la Nación -con el alcance antes visto- no debe, en ningún caso, conducirnos a su exacerbación o a una excesiva absolutización de las mismas, susceptible de poner en peligro la necesaria y legítima subsistencia de las atribuciones de las provincias y los municipios en lo que queda fuera del fin de utilidad nacional.

   De allí también que la doctrina de los "poderes provinciales residuales" sostenida por Manili, aunque correcta en su formulación conceptual y su basamento constitucional, no debe tampoco perder de vista que la determinación por la autoridad federal de los medios necesarios para la satisfacción del fin de utilidad nacional no es una actividad absolutamente discrecional, exenta de límite alguno, sino que, por el contrario, debe respetar los límites que la propia Constitución traza a las potestades nacionales, en orden a la debida preservación de las autonomías provinciales y municipales.

Por lo mismo, entiendo que dicha actividad puede, eventualmente, estar sujeta al control jurisdiccional, cuando pudieren verse afectadas esas autonomías de un modo arbitrario (esto es, cuando los medios que la autoridad federal estime conducentes para la consecución del fin de utilidad nacional no guarden una razonable adecuación y proporcionalidad a dicho fin), lo cual no es otra cosa que una aplicación de la doctrina de la proporcionalidad o razonabilidad de medio a fines que debe guiar la actuación de los órganos estatales en todos los ámbitos.

Sólo de este modo será posible alcanzar un equilibrio que permita el ejercicio de las potestades nacionales en la medida que la amplitud de sus fines lo exija, sin desmedro de las facultades de las provincias y los municipios, posibilitando, así, la realización del ideal federal que inspiró a los constituyentes de 1853/60.

BIBLIOGRAFÍA

. BIDART CAMPOS, Germán, Manual de la Constitución Reformada, 3 tomos, 1º reimpresión, Ediar, Buenos Aires, 1999.

. FRÍAS, Pedro J. y otros, Derecho Público Provincial, Ed. Depalma, Buenos Aires, 1985.

. GORDILLO, Agustín, Tratado de Derecho Administrativo, T 1º, Parte General. Fundación de Derecho Administrativo, Buenos Aires, 2003.

. HERNÁNDEZ, Antonio María (h.), Federalismo, autonomía municipal y ciudad de Buenos Aires en la reforma constitucional de 1994, Ed. Depalma, Buenos Aires, 1997.

. HERNÁNDEZ, Antonio María (Coord.), Derecho Público Provincial, 1º edición, Lexis Nexis Argentina, Buenos Aires, 2008.

. LÓPEZ ALFONSÍN, Marcelo Alberto, "La jurisdicción exclusiva de la Nación sobre los establecimientos de utilidad nacional, y las facultades de

las provincias. A propósito del artículo 75 inciso 30 de la Constitución Nacional, con especial referencia a los Parques Nacionales". Artículo publicado en la Biblioteca Jurídica Online www.eldial.com. Fecha de consulta: 12/04/2010.

. MANILI, Pablo Luis, Establecimientos de utilidad nacional, Editorial Universidad, Buenos Aires, 2004.

-"Los establecimientos de utilidad nacional en la jurisprudencia de la Corte Suprema". Nota a fallo publicada en revista jurídica La Ley 2004-E, 381.

. QUIROGA LAVIÉ, Humberto, Estudio analítico de la reforma constitucional, 3º ed. actualizada, Depalma, Buenos Aires, 1994.

Gustavo Serra

Abogado (UNC); Especialista asesoramiento empresas (UNA); Mediador (C.Ab.Cba.); Prof.Adjunto p/concurso "Teorías del conflicto y..."; -Autor proyecto-Docente dictante opcional "Solución Conflictos en Pymes y E.Familia" (2004-2005); Investigador; Doctorando F.Derecho-UNC; Becario SeCyT-UNC (2006-2007); Maestrando: "Procesos educativos mediados p/tecnologías" CEA-Proed-UNC; Representante F.Derecho Consejo Consultivo EaD; Asesor Oficina OpenCourseWare-UNC;  Integrante GE&I (Grupo estudio e investigación  conflictos y mediación; Integrante Tribunal Examinador p/matrícula mediador. ProMARC (Sec.Justicia), 2002/2009. gserra@derecho.unc.edu.ar

LA TEORÍA DE CONFLICTOS Y SU APORTE AL EJERCICIO PROFESIONAL DE LOS OPERADORES JURÍDICOS

Palabras clave: Teoría de Conflictos, operadores jurídicos, ejercicio profesional.

La práctica de los operadores evidencia competencias adquiridas en el aprendizaje. El iuspositivismo sugirió que sólo había conflicto cuando una conducta era exigible por quien tenía acción para hacerlo. Esto apareja que el orden jurídico solucione algunos conflictos,  pero que resulte ineficiente en muchos otros. El costo que ocasionan los conflictos sin solución jurídica puede disminuir con la Teoría de Conflictos, que posibilita operar adecuada y oportunamente en los mismos.

LA TEORÍA DE CONFLICTOS Y SU APORTE AL EJERCICIO PROFESIONAL DE LOS OPERADORES JURÍDICOS

Introducción

  En la Facultad de Derecho de la UNC se forman profesionales que año a año se incorporan a la matrícula de abogados. Pugnan por hacerse un sitio en el sobrecargado padrón, lo que pone en relieve la calidad de la formación y especialmente las competencias adquiridas como parte de su aprendizaje. Esto también resulta válido para colegas con experiencia que han comprendido que la formación es permanente.

  Desde 2004 se enseña en nuestra Facultad, "Teorías del conflicto y de la decisión. Métodos de resolución de conflictos", que incluye en su bibliografía, "Teoría de Conflictos" (Entelman, 2002), cuyo título y contenido otorgan justificación a este trabajo.  

 1) En sus comienzos, Entelman fue discípulo de Cossio y luego desarrolló una dilatada trayectoria en la UBA, en el campo de la Filosofía del Derecho. Pero también abordó el estudio de los conflictos, tarea que en la madurez de su carrera académica fructificó en el libro mencionado arriba.

  Los aportes de Entelman

  

   Entelman analiza el rol del Derecho en las sociedades actuales, afirmando que el positivismo predominante en la enseñanza del derecho durante gran parte del siglo XX  nos convenció de que la Ciencia del Derecho resolvía todos los conflictos originados en objetivos incompatibles de los actores sociales. El sistema normativo era una construcción armónica y completa. La ley definía conductas permitidas y prohibidas, estableciendo sanciones para estas últimas. El requisito de completitud del sistema se resolvía con la norma de clausura: todo lo no prohibido por el sistema normativo, esta permitido:

2) Y que en opinión de algunos autores, aún está presente. En un notable trabajo de investigación realizado en nuestra Facultad, se afirma:

   Nuestra hipótesis es que el discurso jurídico dominante en la carrera de abogacía de la UNC está fuertemente inspirado en el positivismo jurídico, lo cual significa que lo jurídicamente pensable e impensable se define a partir de esta perspectiva.[...] En sus versiones más extremas, la concepción del Derecho que sustenta el iuspositivismo es "pura", carente de las contradicciones e imperfecciones propias de los restantes "órdenes" de la realidad, así como de los componentes irracionales del individuo y la sociedad. (Lista & Brígido, 2002, p. 422)

[.] el orden jurídico no sólo regula positivamente la conducta humana, al ordenar determinado comportamiento, quedando ese comportamiento como obligatorio, sino también negativamente en tanto permite determinada conducta en tanto no la prohíbe. Lo que no está jurídicamente prohibido, está jurídicamente permitido [.]" (Kelsen, 1979, p. 252).

despojado de la posesión, sino que según el caso podría originarse obligación de indemnizar perjuicios (v.g.: privación del goce posesorio) y eventualmente la sanción prevista para los usurpadores (artículo 181 C. Penal). En este caso las pretensiones son antagónicas, e incompatibles, porque hay dos sujetos que procuran idéntico hecho, la relación con una misma cosa, pero el sistema normativo prefiere a uno de ellos, el titular del dominio.

  Como en este ejemplo, podemos encontrar cientos de situaciones de conflictos entre pretensiones antagónicas e incompatibles que encuentran solución en el sistema normativo.

Cuando el sistema normativo es ineficiente para aportar soluciones

Pero es necesario decir que los conflictos cuya resolución puede operar el derecho en base a normas, son sólo una parte del género conflicto, porque junto con los anteriores existen una enorme cantidad de conflictos entre pretensiones antagónicas e incompatibles para los que el derecho es ineficiente.

  La respuesta basada en la ilusión generada por el iuspositivismo dejó de ser absoluta, ya que pasaba por alto que hay conductas no prohibidas en el sistema normativo -y por tanto permitidas- que aún no teniendo sanciones previstas en el sistema normativo, originan consecuencias sociales perjudiciales, tales como vemos en las hipótesis que siguen:

.En nuestra Facultad, para el dictado de clases se asigna a un docente un aula con pizarrón blanco, que puede ser escrito con marcador. Otro docente recibe un aula con pizarrón que solo admite escritura con tiza. Éste sufre de alergia y es afectado en su salud por el polvillo de la tiza. El segundo pide al primero el cambio de aula, lo cual es denegado.

.A un integrante de la dirección colectiva de una institución, se le rechazan proyectos. La reiteración de estos rechazos lleva a la oposición sistemática del directivo a otros proyectos.

.Uno o más obreros de una fábrica practican el trabajo a desgano, motivado por la negativa patronal a reclamos no normados, como francos excepcionales.

.El hijo de un empresario, al volver de un viaje de varios años, reclama a su padre ser designado en un cargo en la empresa familiar, del mismo nivel que su hermano, que trabaja en ella desde hace años. La negativa perturba las relaciones familiares.

.Un vecino denuncia a otro por supuestas amenazas. En realidad, está molesto por los ruidos que no le dejan dormir, y lo que existió es una discusión descontrolada en la que intercambiaron insultos.

.Y muchísimas situaciones conflictivas más, no abarcadas por el derecho

  Podemos inferir que existen multitud de conflictos entre pretensiones antagónicas e incompatibles que el sistema jurídico no abarca, ya que no ha establecido relaciones causales entre determinadas conductas y sanciones normativas, lo que equivale a haber dejado librada a las personas la solución de toda esta extensa gama conflictual, en forma autónoma o a lo sumo estableciendo normativamente el procedimiento del voto como método de resolución, como en supuestos de estructuras societarias.

  El mismo Kelsen advirtió que el iuspositivismo conducía a soluciones insatisfactorias, cuando escribió:

[.] es enteramente posible que la conducta no prohibida, y en ese sentido, permitida, de un individuo, [.] se contraponga a la de otro individuo cuya conducta tampoco está prohibida, y, por ende, sea permitida. Tendremos entonces, como ya se señaló, un conflicto de intereses que el orden jurídico no previene; ningún orden jurídico puede prevenir todos los conflictos posibles de intereses [.] La aplicación del derecho válido puede ser vista, en semejante caso, como insatisfactoria, puesto que omite proteger un interés que, desde algún punto de vista, es considerado como digno de protección [.] siendo inevitable el conflicto entre la conducta permitida de un individuo con la conducta también permitida de otro. (Kelsen, 1979, p. 252).

  ¿Por qué es necesaria una solución?

  Existiendo la creencia que por la norma de clausura, todo lo no prohibido está permitido, y que nuestro sistema jurídico funciona como un sistema cerrado, con solución para todos los enfrentamientos posibles, normalmente los abogados asesoran a sus clientes indicándoles que no están obligados a adoptar una conducta exigida, cuando quien la exige no tiene acción para solicitar sanción. Los actores de esta clase de conflictos permitido contra permitido, no reciben satisfacción con tales soluciones.

   Las frustradas pretensiones sin protección jurídica, son canalizadas hacia conductas agresivas, molestas, desestabilizadoras, difamatorias, etc., que no incurran en comportamientos penados. Consiguientemente, existe el riesgo que mediante la aplicación de una lógica jurídica como la expuesta, los asesorados entiendan que esa clase de requerimientos no supone problema alguno para ellos, y que no perciban estar envueltos en un conflicto con potencialidad destructiva. Es altamente probable que las relaciones sociales se vean afectadas seriamente por la prolongación del conflicto, con la carga de resentimientos y tensiones que ello puede implicar.

   Desde el punto de vista de la organización social, la acumulación de estas situaciones tiene un elevado costo porque subsisten gran cantidad de conflictos -sin solución en el plano jurídico- que introducen en la sociedad tensión y violencia. Nos referimos no sólo al costo emocional, sino al  

económico que se deriva. Ciertamente el ideal es que los conflictos originados en posiciones antagónicas pero igualmente permitidas, puedan ser resueltos -o encauzados- con la menor intensidad posible, sin violencia, buscando resguardar las relaciones sociales involucradas.

  Conclusión

  

   En el nuevo plan de estudios, se han incluido más asignaturas de contenidos extralegales, con el declarado propósito de permitir la fusión de las ciencias sociales y el enfoque filosófico con lo jurídico. En la fundamentación de dicho plan se dice: "Estos contenidos complementarán la capacidad de análisis y síntesis ya adquiridas en el primer ciclo y  dotarán al alumno de habilidades referidas a la evaluación y formulación de juicios críticos" (Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, 1999, p. 32).

  En el marco descripto en páginas anteriores, es necesario hacer realidad ese propósito declarado, no sólo complementando las capacidades ya adquiridas, sino completando la formación tradicional de los abogados, preparándolos para superar las limitaciones del ordenamiento jurídico, y para desarrollar una práctica social que, además de operar el método de resolución judicial, le otorgue idoneidad para operar con conflictos de objetivos incompatibles, originados en dos o más conductas igualmente

permitidas por el sistema normativo.

  En el proyecto de creación de una nueva cátedra, se ha propuesto como competencia a lograr por el estudiante, aquella que lo habilite a un ejercicio profesional que considere "La tarea técnica del abogado como operador con base científica y perspectiva transdisciplinaria, orientada éticamente hacia la prevención y resolución de distintas clases de conflictos" (Barmat & Serra, 2009)

  En esa dirección, la Teoría de Conflictos es herramienta privilegiada, que estudiantes y graduados pueden utilizar para construir su visión integrada de la realidad de los conflictos y de los modos de lograr intervenciones adecuadas en ellos. También es imprescindible para que los operadores jurídicos (y aquellos de otras disciplinas cuya intervención en conflictos está prevista en las normas), se nutran de herramientas teóricas, que dando fundamento a las habilidades que poseen, les permitan comprender los motivos profundos por los cuales utilizan las técnicas en que han sido adiestrados, y de esa manera puedan mejorar su práctica social.

  Bibliografía

BARMAT, N., & SERRA, G. (2009). Propuesta de nueva Cátedra de "Teorías del conflicto...". Presentado al HCD de la Facultad en fecha 17/03/2009. Publicado en http://campus-derecho.unc.edu.ar/course/view.php?id=42

ENTELMAN, R. (2002). Teoria de Conflictos Gedisa. Barcelona

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES. (1999). Plan de estudios de la carrera de abogacía. FdyCS. Córdoba

KELSEN, H. (1979). Teoría pura del derecho. UNAM. México

LISTA, C., & BRÍGIDO, A.  (2002). La enseñanza jurídica: un análisis sociológico del discurso pedagógico. Anuario del Centro de Investigaciones. FdyCS UNC, VII, 417-434.

  ©Gustavo Serra - UNC, 2010. Esta obra se publica bajo una Licencia Creative Commons Atribución

-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina.

Gustavo Manuel Sánchez Profesor Asistente por concurso en la asignatura Introducción al Derecho y Profesor Asistente por selección interna en la asignatura IECA , ambas de la Facultad de Derecho Cs. Sociales de la U.N.C

NATURALEZA Y ESTRUCTURA DE LA NORMA JURÍDICA

  La naturaleza de la norma jurídica, qué es lo que la separa del resto de las normas, hay cierto consenso en que la diferencia se ubica en el concepto de prescripción que fundamentalmente aporta la idea de lo sancionatorio. En cuanto a la estructura interna el juicio hipotético que es la norma jurídica esta compuesta por tres elementos a saber: supuesto jurídico, cópula y consecuencia jurídica. Qué son estos elementos y cómo pueden darse en la norma es lo que vamos a desarrollar.

Palabras clave: Prescripción,  Supuesto y Consecuencia.

NATURALEZA Y  ESTRUCTURA DE LAS NORMAS JURÍDICAS

  Las normas jurídicas pertenecen, en lo que hace a las proposiciones, a un lenguaje prescriptivo. En este sentido el lógico G.H. von Wrigt en su obra  Norma y Acción analiza las prescripciones y señala que  las mismas son desde el punto de vista lógico las que mejor representan a las normas jurídicas fundamentalmente porque a diferencia de otro tipo de normas las prescripciones cuentan con el elemento de la sanción, la cual podemos definir "como la respuesta imputada a la violación de la norma" .

  Las prescripciones de a cuerdo al autor que estamos siguiendo (G.H. von  Wrigt) cuenta con ocho elementos que son característicos de las mismas y son los siguientes:

a-Carácter: el cuál lo define como el elemento que define la función de la norma la cual puede ser una obligación, una prohibición o un permiso.

b-Contenido: es lo que la norma señala como prohibido, obligado o permitido y pueden ser acciones  ( es un cambio en la realidad producido de manera instantanea, ej. Matar) o actividades (  que son procesos ej. Delito de secuestro).

c-Condición de Aplicación, que es la circunstancia  que debe darse para que se cumpla la consecuencia jurídica. La misma puede ser categórica o

1)  Bobbio Norberto: Teoría General del Derecho, Editorial Temis SA, Colombia 1997 página 105

hipotética, según tenga una o más condiciones para su cumplimiento.

   Estos tres primeros  elementos son denominados por el autor europeo como Núcleo Normativo y son elementos internos de la norma, los otros elementos son:

d-Autoridad: es quien emite la norma y debe ser una autoridad competente es decir prevista por el propio ordenamiento normativo como idónea para tal fin.

e-Sujeto Normativo: es el destinatario de la norma, en este sentido puede ser particular o general.

f-Ocasión: es la localización en tiempo y espacio de la norma , desde cuando empieza a estar vigente la norma y donde, recordemos que nuestro país es federal  por lo que las normas pueden tener una localización federal (todo el territorio nacional ) o provincial .

g-Promulgación: a diferencia del concepto jurídico, el término promulgar en el contexto lógico de von Write significa formular la prescripción a través de un sistema de símbolos.

h-Sanción: que consiste  en la amenaza de daño contra quien vulnera la conducta prescripta.

  Sin duda "lo que convierte en jurídicas a las relaciones sociales a las conductas y en general a todo el elemento organizativo, son precisamente las normas".

  Sin duda el aporte realizado por Kelsen  en el sentido de la estructura de las normas referente a que las mismas son expresadas a través de juicios hipotéticos donde su formulación lógica es si A entonces debe ser S.

  La estructura antes mencionada puede ser analizada a partir de tres elementos a saber : supuesto de hecho, cópula de deber ser y la consecuencia jurídica. La mencionada estructura también representa a las normas de carácter sancionatorio donde en definitiva se puede decir  dado A debe ser S.

   El supuesto de hecho es aquella hipótesis cuya actualización dispara la consecuencia jurídica. El mismo puede adoptar diversas formas, puede ser un hecho jurídico  (la muerte o una tormenta de granizo) o un acto jurídico adoptado libremente (donde emana un derecho) u obligado por la ley (donde se manifiesta un deber emanado de la norma ej. Pago de cuota alimentaría).

Los supuestos jurídicos podemos clasificarlos siguiendo los criterios siguientes :

2)  Luis Martínez Roldán, Jesús Aquilino Fernández Suárez: Curso de Teoría del derecho y Metodología Jurídica, Editorial Ariel S A Barcelona 1994 página 114.

-por su composición pueden ser simples o complejos, según que contemplen uno (simple, ej  " el que matare a otro.") o varias (complejos "el que matare a un ascendiente o un descendiente sabiendo que lo son.") hipótesis en su enunciado.

-por la relación de interdependencia entre ellos, los supuestos pueden ser independientes o dependientes según que produzcan  consecuencias jurídicas por si mismos o que necesiten ir unidos a otros supuestos para alcanzar la consecuencia jurídica. Ejemplo del primero: matar a una persona, no necesita de otra cosa o condición. Ejemplo del segundo: "matar a un ascendiente, sabiendo que lo es"  , el primer hecho necesita del segundo para disparar la consecuencia.

-por razón de su eficacia: el supuesto puede generar una consecuencia en forma inmediata, cuando decimos que "Se aplicará la pena de 8 a 25 años de prisión o reclusión al que matare a otro", es decir ni bien cumplido el supuesto se dispara la consecuencia. O bien mediata cuando la eficacia depende de un acontecimiento futuro, ejemplo un testamento que como instrumento jurídico recién producirá efectos cuando se produzca la muerte del causante.

-por sus influencias recíprocas pueden ser incompatibles el  cumplimiento de un supuesto anula al otro, compatibles cuando pueden darse de manera conjunta para disparar la consecuencia jurídica. Ejemplo del primero, art. 880 del Cód. Civil: La remisión hecha al

deudor principal, libra a los fiadores pero la que se ha hecho al fiador no aprovecha al deudor.  Vemos que un supuesto es incompatible con el segundo o es un o es el otro. Ejemplo del segundo art 888 C- La obligación se extingue cuando la prestación que forma la materia de ella viene a ser física o legalmente imposible sin culpa del deudor.  En este caso vemos la compatibilidad en el hecho de que cualquiera de los dos supuestos disparará la consecuencia.

   En lo que respecta a la consecuencia diremos que es el efecto que se produce ante la actualización del supuesto y que también podemos clasificarlo de la siguiente manera:

-por su naturaleza : cuando el supuesto es una prohibición la consecuencia es una sanción lo cual es típico en las normas penales. Cuando es una obligación de hacer las consecuencias se diversifican en directas derivadas de un normal cumplimiento de la norma e indirectas por ejemplo una fianza. Ejemplo de lo primero puede ser el pago ante el supuesto de una compraventa. Ejemplo de lo segundo el caso del fiador que deberá cumplir ante el fallo de la consecuencia de la obligación principal.

-por la repercusión hacia los destinatarios pueden ser favorables donde la

3)  Ramón Soriano, Compendio de Teoría General Del Derecho. Editorial Ariel. Barcelona 1986 página 51.

consecuencia es la concesión de un derecho por ejemplo en el caso de las normas que de radicación de empresas que contienen el perdón de pago de tributos. También pueden ser desfavorables y es el caso de la imposición de penas privativas de la libertad.

BIBLIOGRAFIA  

-Soriano Ramón; Compendio de Teoría General del Derecho. Editorial Ariel S.A. Barcelona 1986.

-Martínez Roldán Luis, Fernandez Suárez Jesús Aquilino. Curso de Teoría del Derecho y Metodología Jurídica. Editorial Ariel S.A. Barcelona 1994.

-Bobbio Norberto. Teoría General del Derecho. Editorial Temis S.A. Bogotá Colombia 1997.

-Nino, Carlos Santiago, Introducción al análisis del Derecho, Editorial Astrea, Bs. As. 1993.-

Norma Beatriz Alvarez Doctora en Derecho y Ciencias Sociales, Profesora por concurso en Derecho Concursal UNC, Adjunta en Derecho Cartular y Concursal UCASAL y Prosecretaria del Poder Judicial..

ALGUNAS APROXIMACIONES SOBRE LA LEGITIMACION DEL FALLIDO

  Al reflexionar sobre la condición del fallido y su posición en las relaciones jurídicas, se destacan los fundamentos dados por la doctrina nacional y extranjera, en particular, italiana. A partir del concepto de capacidad se constata que esta figura no describe con nitidez la situación jurídica del sujeto. Al indagar sobre los efectos del desapoderamiento se abre la instancia de pérdida de la facultad de disposición produciendo como consecuencia un resentimiento en la aptitud jurídico subjetiva del fallido (legitimación) afectando las relaciones jurídicas englobadas en el concepto genérico de inoponibilidad. Esta modificación de legitimación del fallido en lo sustancial y procesal genera lo que podría denominarse una "legitimación anómala del síndico"  que se conceptualiza como "subrogación procesal". De esta manera el síndico, gestor del patrimonio autónomo de la quiebra, es parte en sentido formal porque ejerce su función, como subrogante de la "legitimación ad causam" del fallido, conservando éste sólo el derecho a intervenir cuando la ley acotada y específicamente lo autoriza como participante excluyente innecesario del proceso.

Palabras clave: Desapoderamiento. Capacidad. Legitimación.

ALGUNAS APROXIMACIONES SOBRE LA LEGITIMIDAD DEL FALLIDO

  I.- Introducción

 

  Desde siempre existió un cuestionamiento sobre la condición jurídica del fallido, utilizándose diversas terminologías, a saber: interdicción, inhibición, inhabilitación, incompatibilidad, incapacidad, etc. Desde hace mas de 100 años despareció esa genérica incapacidad del fallido, pero fue reemplazada por diversas y específicas incapacidades de hecho que la ley prescribe en cada caso, son las llamadas "limitadas incapacidades del fallido", pero siempre en el fondo de nuestra alma, muy en fondo como dice Nietzsche, sobrellevamos el arrastre pugnaz de la incapacidad de este decoctor ergo fraudator, conforme lo sentenció el posglosador Balbo.

Fue este decir y no decir, afirmaciones como "no corresponde negar en términos absolutos" lo que denotaba las dudas existente en doctrina y jurisprudencia.

  Efectuada una comparación desde el análisis de los elementos denotativos de los conceptos mencionados se concluye que la legitimación es la figura jurídica que mejor define la condición jurídica del fallido.

Si bien el art. 110 LCQ reproduce el art. 43 de la ley italiana nª 246 del 16/03/1942 esta legitimación refleja una parte de lo que es la legitimación.

1)  LL. 1989 5/10/89, Maffia, Osvaldo J., Legitimación procesal del fallido, pág. 6.

  II.- Legitimación sustancial del fallido

 

   De esta manera se ingresa al campo de la legitimación, una figura jurídica que esta en plena elaboración doctrinaria.

Sin lugar a dudas el padre de la teoría general de la legitimación es de CARNELUTTI, siendo reforzada posteriormente por el aporte de Betti y Falzea. El primero con su enfoque sistemático que le permite ascender al grado de categoría general del derecho.

   La legitimación es una categoría jurídica autónoma, es casi el resultado de una suerte de sustracción o separación de la capacidad y de una categoría teórica general: la actitud subjetiva.

   La calificación subjetiva, que consiste en un acto o hecho humano, esta formada por la cualidad del sujeto -preconstituida-, que es la premisa subjetiva para la relación jurídica determinada. La calificación subjetiva es prescripta por la ley y es aplicada a los sujetos que según las consecuencias finales -efectos- se muestren como "inmediatas o actuales" o bien "mediatas o potenciales". De esta manera las calificaciones subjetivas están ligadas a las situaciones subjetivas, constituyan o no una

2)  Monacciani Luigi, Azione e Legittimazione, Milano Dott. A. Giufrè Editore, 1951, pág.126.

relación jurídica. Este tipo de consecuencias finales (inmediatas o actuales y mediatas o potenciales) configuran un modo del ser del sujeto a la que se denomina "actitud subjetiva".

  Según Carnelutti puede darse que la dependencia de una relación calificada de la relación calificante suponga la permanencia del primero respecto del segundo, o sea la simultaneidad, en el sentido que no solo en cuanto a la existencia, sino que la existencia actual del primero es requerida a fin de que explique los efectos respecto del segundo. En este caso se puede dar a la calificación el nombre de legitimación.

  Lo importante es que con la legitimación se intento agrupar situaciones que no se engloban en un concepto determinado, parte de la existencia de dos relaciones a las que llama calificada y calificante y enseña que puede existir una dependencia de una relación calificada con respecto a una relación que es la calificante, pero que supone siempre la permanencia de la calificada en la calificante. Afirma que no solo es suficiente existir sino que es importante el existir actual de la calificada como un modo de explicar los efectos propios de la relación calificante. Con esta relación de simultaneidad y de existencia actual, Carnelutti explica el fenómeno de la legitimación, que en un sentido más amplio la llama calificación simultánea.

3)  Monacciani Luigi, Azione e Legittimazione, Milano Dott. A. Giufrè Editore, 1951, pág.96.

  Es una investidura jurídica del sujeto que al insertarse en la situación jurídica particular denota la eficacia del negocio jurídico. Es una cualidad o posición especial exterior que el interesado asume con respecto a determinados intereses, bienes o personas, es un presupuesto anterior y exterior del negocio jurídico, es dinámica porque depende de la peculiar posición jurídica del sujeto con relación al objeto, es decir que no admite prescripción previa. No puede ser determinada por el legislador como la capacidad, porque depende de variables en las que puede estar incurso el sujeto.

  La legitimación esta al lado de la capacidad porque además de las condiciones física o ausencia de prohibición, necesita de esta facultad, poder o idoneidad para explicar una determinada posición dentro de una particular relación jurídica. Así, puede haber capacidad sin legitimación pero nunca legitimación sin capacidad.

   La legitimación es construida sobre la existencia de una situación jurídica calificada en el sujeto, ya sea de pleno derecho (hipótesis normal) o en una situación jurídica anormal, como el tenedor de un título de crédito.

  La diferencia entre ambas figuras esta en los efecto, en una es presupuesto de validez y la otra de eficacia del acto o negocio jurídico.

  Es un acto idóneo para producir un cambio en el mundo jurídico de acuerdo a su objeto y confluyen la idoneidad jurídica absoluta -del sujeto en sí mismo en forma abstracta - como la idoneidad jurídica relativa del sujeto respecto del objeto y otro sujeto en relación a las acciones a cumplir. Por lo dicho la persona siempre se encuentra en una situación jurídica potencial susceptible de generar derechos subjetivos, poderes, obligaciones, responsabilidades, etc.

   Cuando la legitimación normal o directa es: "la específica posición de un sujeto respecto a ciertos bienes o intereses, por la que su declaración de voluntad puede ser operante de éstos, es decir, en otros términos, una particular relación con el objeto del negocio o de otro acto jurídico."

   Pero donde cobra mayor virtualidad la figura en cuando tiene lugar la intervención de un sujeto por otro, es decir en la legitimación anómala, extraordinaria o indirecta.

  Denominándose legitimación ordinaria o normal la del titular del patrimonio (o bien o derecho) sobre el que debe realizarse el negocio. La "relevancia jurídica" o la falta de la misma opera en el sujeto del negocio (o del acto o de la acción) y titular del patrimonio.

4) Monacciani Luigi, Azione e Legittimazione, Milano Dott. A. Giufrè Editore, 1951, pág.120.

5) Cariota Ferrara, El Negocio Jurídico, traducción de Manuel Albaladejo, Madrid, Aguilar, 1956, punto 132, pág. 528.

  Las excepciones a la legitimación extraordinaria o anómala o indirecta, comprenden la situación del sujeto con la titularidad del patrimonio:

   La legitimación extraordinaria tiene lugar cuando no actúa un mismo sujeto, provocando la existencia de un órgano deliberativo de la voluntad de otro sujeto es el sujeto del interés.

1.- El titular del patrimonio, del interés o del bien, no puede disponer válidamente; o sea le falta la legitimación (incluso teniendo capacidad).

En esta excepción esta la situación jurídica del fallido que como titular de los bienes desapoderados no puede disponerlos por falta de legitimación. El fallido detenta las capacidades jurídica y de obrar (aptitud intrínseca para el acto jurídico) que le permite ser titular del patrimonio desapoderado, lo que no tiene es la idoneidad para realizar relaciones jurídica concretas con otro sujeto respecto de estos bienes desapoderados.

2.- A su vez explica la legitimación del síndico dentro del caso del " no titular del patrimonio (o del bien o del derecho) que puede realizar negocios jurídicos relevantes o actos sobre éstos." Actúa en nombre propio y por cuenta de otro.

  De esta manera una persona no titular de los bienes, derechos o acciones, puede tener una facultad irrevocable sobre un patrimonio ajeno, ejerciendo un derecho propio, pero afectando el patrimonio ajeno.

6) Cariotta Ferrara, Luigi, El negocio jurídico, trad. de Manuel Albaladejo, Madrid, Aguilar, 1956, pág. 528

  Naturalmente el hecho que la legitimación sea un requisito del acto supone que la situación jurídica relativa no pertenece a cualquiera, sino solamente a determinadas personas: si un poder es atribuido o un deber impuesto a alguien, no puede el acto en el cual el poder o deber se desenvuelve, presentar algún defecto.

 

III.- Legitimación Extraordinaria

   En la subrogación procesal, como los titulares de los intereses están en conflicto, se instaura un órgano deliberativo de derecho privado (sindicatura concursal) que ejerce la facultad de disposición del fallido, es una forma de sustitución procesal donde la sindicatura, ejerciendo un derecho propio, articula una acción de la que es titular el fallido y los acreedores. De esta manera el que acciona (síndico) es el sujeto de la voluntad del derecho de que es titular, el sujeto de interés.

  La sindicatura es autorizada por la ley para ser el órgano deliberativo de la voluntad del fallido en cuanto gestiona el patrimonio autónomo y al mismo tiempo es sujeto de la voluntad de los acreedores insinuados (art. 252 segunda parte LCQ), porque en la unión patrimonial confluyen intereses privados económicos que están en conflicto.

  Esto sucede porque cuando los acreedores - terceros interesados son numerosos o indeterminados, se produce una suerte de expropiación de la  

acción, así el síndico queda investido de la acción que subroga, por ello es necesario que recaiga en un órgano expresamente constituido, quien no representa a los interesados en particular, sino a esta unión patrimonial llamada patrimonio autónomo. Por lo tanto, el síndico no es representante ni del deudor ni de los acreedores.

  La legitimación del síndico es sustancial, derivada y accesoria, y la del fallido es sustancial subordinada.

  En lo procesal, el síndico ejerce una subrogación procesal actúa en interés propios y cuenta ajena y es sujeto de la voluntad del fallido, es sujeto de la relación sustancial y de los actos procesales.

Por su lado el fallido con su legitimación subordinada es el sujeto de interés, el titular del derecho, bien y acción, es el sujeto de los efectos procesales. De esta forma si bien el fallido pierde su legitimación ad causam puede tener intervención en el proceso porque tiene una residual.

IV.- Conclusión

Cuando diversas figuras jurídica pretenden explicar una condición jurídica de un sujeto, se mezclan, se contraponen se vuelven indiscernibles, surge, entonces, la necesidad de buscar un nuevo concepto que defina y aglutine las diferencias, de manera tal que se forma otra figura jurídica, que constituye un concepto nuevo que nada entre la

construcción de un estilo conceptual, un estilo único, con una determina manera de explicar los conflictos, logrando trascender a las figura conocidas instando el estudio hacia otras áreas del derecho fértiles y habidas de análisis, esto es lo que me paso con la legitimación.

María Cristina Di Pietro Docente Teorías del Conflicto. Dr. Daniel Gattás PROLOGOCon profunda satisfacción presento ante la comunidad de la nuestra Casa el primer numero de la Revista Electrónica del Departamento de Estudios Básicos de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba. Como ha sostenido Paolo Grossi, las revistas son un verdadero laboratorio: "porque son un laboratorio comunitario y porque constituyen un laboratorio destinado a perdurar en el tiempo, mucho mas allá de la vida de sus fundadores".Las Revistas Jurídicas son un verdadero taller de mediación entre la teoría y la praxis porque son una creación colectiva donde aúnan sus mejores esfuerzos los teóricos y los prácticos, las investigaciones básicas y las aplicadas porque constituyen en fin una fragua ardiente donde se moldea el ensayo abstracto del teórico y las conclusiones del análisis del caso practico que lleva a cabo un profesional del derecho.Y hay un hecho feliz que debo destacar: estos laboratorios gozan de larga vida, sobreviven holgadamente a sus fundadores, prolongan y multiplican su trabajo y lo concretan en hermosos frutos como el que hoy presentamos ante Uds.El poder contar con los medios electrónicos propios agiliza notablemente este desafíoEsta publicación hereda una larga tradición la llevada a cabo por los Cuadernos de los Institutos que iniciaron una línea de trabajo fecundo que hoy deseamos retomar y multiplicar.Los siete Departamentos de Coordinación Docente de la Facultad de Derecho ordenan la labor docente de las cátedras, que por sus áreas temáticas vinculantes en ellos están agrupados, y en su trabajo cotidiano no puede estar ausente la indispensable investigación disciplinar de la cual este número que hoy presentamos es una prueba palpable.Con la edición del primer número de esta Revista Electrónica, el Departamento de Estudios Básicos de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ha querido continuar en primer lugar una larga tradición de la Casa y al mismo tiempo saldar una deuda pendiente. La creación de un espacio fecundo para dar a conocer los innumerables, y en ocasiones excelentes trabajos que quedan archivados en expedientes y carpetas de gestión diaria, y que son el fruto del esfuerzo de alumnos, ayudantes de alumnos, adscriptos, becarios, doctorandos, auxiliares docentes y jóvenes profesores que se inician en la carrera docente y en la investigación científica. La intención de este espacio es la de promover tanto la investigación en el trabajo de las cátedras y plasmarla en una publicación que luego de superar las instancias del obligado referato académico llegue a nuestra comunidad.Esperamos de esta manera poder estimular a los alumnos, adscriptos docentes y profesores que trabajan en las cátedras de Introducción al Derecho, Ética, Filosofía del Derecho, Historia del Derecho Argentino, Problemas del Conocimiento y Formas del Razonamiento Jurídico, Economía, Sociología Jurídica, Introducción a la Carrera de Abogacía y Teorías del Conflicto y de la Decisión y Métodos de Resolución de Conflictos con esta feliz iniciativa, cuyo primer resultado presentamos hoy a la comunidad universitaria. Doy las gracias al esfuerzo de la Dra. Ester Susana Borgarello y la Ab. Adriana Carvajal y como también a los profesores e investigadores que se sumaron a este proyecto: Dr. Daniel Gattas, Dr. Gustavo Serra, Dra. Marcela Aspell, Ab. Lucrecia Abosleiman, Ab. Gustavo Sánchez, Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira, Ab. Ramona Ledesma, Lic. Mariela Parissi, Ab. María Cristina Dipietro, Dra. Norma Álvarez, Ab. María Eugenia Gastiazoro y Matías Ezequiel Chaui. Asimismo, no se debe dejar de destacar la labor de los profesores que conformaron el Comité de Referato con el fin de asegurar la calidad científica a los artículos publicados en la Revista: los Doctores Aldo Azar, Titular de la Cátedra B de Introducción al Derecho; Esther Susana Borgarello, de la Cátedra A de Historia del Derecho Argentino y Profesora Titular de la Escuela de Ciencias de la Información, Marta Díaz de Landa Titular de la Cátedra C de Sociología; Sergio Gustavo Guestrin titular de la Cátedra "A" de Economía, Daniel Gattas titular de la Cátedra B de Economía y los profesores Magíster María Teresa Piñero titular de la Cátedra A de IECA, Enrique Shaw investigador del Centro de Investigaciones Jurídicas y Sociales de esta Facultad y profesor titular de la Facultad de Lenguas, y al Director de la Maestría de Relaciones Internacionales del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba, Profesor Carlos Juárez Centeno.Finalmente debemos señalar que el soporte técnico de este proyecto es fruto del trabajo de diagramación del Técnico Electrónico José Gabriel Cocilovo.A todos ellos ¡muchísimas gracias! por haber colaborado con entusiasmo ejemplar para poder concretar un objetivo común largamente esperado: constituir la REVISTA ELECTRONICA DEL DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS BASICOS, como espacio de encuentro y promoción de la labor de investigación científica llevada a cabo en las aulas de esta Casa. Lucrecia Aboslaiman Profesora Ayudante A de la Asignatura Introducción al Derecho, Cátedra "A" por Concurso, Resolución Número 170/08, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba. Docente Categorizada por la Secretaría de Ciencia y Técnica de la U.N.C. Resolución Número 518/2005. Adriana Marcial Abogada, docente por concurso Int. al D, cát. B, D.de la Navegación y el Transporte, I.E.C.A.UNC; Int.al D,US21; Int.al D.,D delTransporte y Telecomunicaciones, Ética Profesional,UBP. Marcela Aspell Universidad Nacional de Córdoba. Conicet. Doctor Ramón Pedro Yanzi Ferreira Ramona Ofelia Ledesma Ramona Ofelia Ledesma, profesora ayudante de primera por concurso de Introducción al Derecho, Penal I y Práctica Profesional I. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNC.

Autoridades del Departamento de Estudios Básicos

Directora: Dra. E. Susana Borgarello

Coordinadora:  Prof. Adriana N. Carvajal

Personal Técnico:  Bernardo Ocampo Medina

                  Ana María Casartelli

                  Stella Comai

CONTACTO: dptoestudiosbasicos@yahoo.com

-->